Friday, April 10, 2009

Traducciones


¡No me pegue, ché!,
si apenas nazco.
Podría hacerme llorar de felicidad
o susurrarme al oído:
"Ahora tenés que berrear lo más fuerte que puedas...
es bueno para vos",
y entonces entendería muy bien lo que me está diciendo
aunque no hable su idioma
o hable otro parecido
deformación del suyo primigenio
que es a su vez la rara forma de deformar un otro
todavía más antiguo,
lo que su oído no demasiado fino comprendió
de la cascada voz, nada precisa,
que intentó comunicarse con usted,
lo poco que sus antepasados,
preocupados por la supervivencia, mazo en mano,
erguidos ante la puerta de la cueva,
lograron entender de esos extraños que,
llegados de bien lejos, pretendían robarle,
según contaron luego,
sus esencias,
sus mujeres, el pan , la miel
y las arvejas.
Dijeron algo en su momento, sí,
movieron la boca los recién llegados
para apenas soltar unos gruñidos
por demás incomprensibles,
como llanto de animal o hembra,
basura de su tierra canallesca, conquistadora,
enferma.
El garrote, sin embargo, no miente.
Todos gritan igual cuando les duele.
Por eso lo repito, aunque cueste entenderme:
¡No pegue, por favor!,
que apenas nazco, recién estoy naciendo.
Hábleme despacito y al oído, tiernamente.
Pero por favor se lo pido,
no me pegue
o tendré que defenderme
como humildemente pueda.

ilustra: Retrato, de Golucho

9 comments:

Alma said...

A veces es difícil comprender (o demasiado fácil) en que poco ha cambiado el hombre o la mayoría de la humanidad, desde la oscura cueva donde daba palos con gruñidos a esta luminosa parafernalia donde se dan golpes con pitidos tecnológicos. No hace falta ninguna traducción para entender ciertas cosas.

Como siempre, un placer leerte en tus amorimas

Єѕтnoм said...

Ya nacemos recibiendo, aunque sean golpes terapéuticos.

Un beso.

cacho de pan said...

Alma,
Estnom:
gracias por leerme.
Un abrazo

morgana said...

Qué belleza.
Estoy haciendo un taller de narrativa y uno de los temas se toca en el borde con éste.
Cómo nutre ver cuánto se puede decir de una misma cosa. Qué bueno tantas intepretaciones, tantas traducciones.
Beso enyesado, M. (de MejorNoMeQuejoMás)

Gise =) said...

Tantas traducciones puede tener este poema...tantas como la imaginacion nos permita...dije traducciones?? perdon quise decir interpretaciones...
Eres genial, no me canso de decirtelo!!!!!!
Besukones amore!!!!!!!

Son said...

Qué maravilla de cuadro! ¿quién es Golucho?
Un abrazo, que no necesita tradución

RAQUEL BARBIERI said...

"No me pegue o tendré que defenderme como humildemente pueda".

Qué frase tan directa y que cuesta tanto decir cuando una persona es golpeada.
Me encantó el poema, Dante.

Besos míos y de Renata :)

yo mismo said...

Son:
no sé quién es Golucho. Encontré este cuadro suyo, maravilloso, por casualidad y no quise saber más.

Morgana,
Raquel y Renata,
Gise:
gracias, como siempre por las visitas.
Me cuesta hablar sobre mis poemas. Es extraño. Abrazos

dondelohabredejado said...

Ay, tu poema me ha encantado y aunque parezca muy loco me ha sacado una sonrisa.
Traducción o recuerdo?? eso es lo que pensaste vos al recibir la primera palmada???
Besos.