Tuesday, October 16, 2007

Post-París

Estoy desayunando austeramente y de pronto la cuchara de té se hunde en tu costado.
No es tu costado en realidad, ya lo quisiera,
es sólo un rizo de mantequilla amarillenta y algo rancia.
Cruzo la calle entre autos, peatones, bicicletas y bárbaros
y es tu figura plena y evidente la que me arrastra de uno a otro lado.
Ahora mismo, mientras escribo recordándote,
te reflejas en la superficie blanda de la pantalla plana,
apareces hecho sombra entre las manoseadas letras del teclado,
asomas tu nariz inquieta entre los signos,
las flechas,
los posts, los comentarios.
Después de devorar con tu boca de dibujo pequeño
todas las imágenes habitables de mi casa,
te diviertes saltando desde mi cocina hasta mi lecho,
desde mi desvelo a mis vigilias,
desde mis pesadillas angustiosas y parcas a mis largos sueños
dialogados y extraños.
Ahora mismo, cuando trato de exorcizar mis ganas,
cuando intento convertir mi vulgar calentura adolescente en un delicado juego de palabras,
saltas en paracaídas a mi cuello,
me haces zancadillas con tus piernas de fauno,
susurras a mi oído el chasquido de un beso,
lames mi reverso algo esquivo, y finalmente, harto de mi presencia pegajosa, dentada,
me pegas hecho sello en un sobre sin remite
con dirección al limbo de los enamorados.
photo : duane michals

26 comments:

morgana said...

Loparió, qué lindo que estraña.
Yo sé muy bien lo que es la presencia de la ausencia, por eso se lo digo.
Saludos desde mi cocina que no es tal.

Javier Menéndez Llamazares said...

¿Y qué es la literatura, sino un elegante juego de palabras, hecho de calentura adolescente?
Qué gran hallazgo, Cacho.

zbelnu said...

Me gustó tu forcejeo con ese souvenir convertido en fantasma doméstico

Las3Musas said...

Conozco la sensación de revolver el café con leche, abrir la nevera, conciliar el sueño o mirarme al espejo por las mañanas, y que aparezca.
Estos fantasmas no se dan por vencido. Si fueran vampiros al menos nos quedaría el antídoto de una ristra de ajos... pero no hay salvación para el limbo.

Saludos
Musa

Madame Vaudeville said...

Tras su delicioso juego de palabras,
salto en paracaídas por sus versos,
caigo entre sus tiernas letras de fauno
y me escurro entre ellas;
susurro a su oído el chisporretear de un beso,
lamo sus (re)versos algo ansiosa
y, finalmente, saciada de tal bella bebida de letras, completa, enamorada,
me pego, hecha sello, en un sobre con remite -mi pequeño cabaret ambulante-
con dirección al limbo de los amantes de las letras.

La interrogación said...

Precioso poema, casi tanto como la foto.
Saludos

Alma Larroca said...

es un hermoso poema, cacho de costado de mantequilla.

Mario M. Relaño said...

Que dolor sentiste por su cuerpo, aunque no fuera tal, sino un rizo de mantequilla...
Que añoranza, que belleza de ausencia...

La Gata Insomne said...

muy bueno
y creo que cierto
para todos los que
caemos en esos enamoramientos
tercos y pertinaces

Pasitos de bebe said...

Aquí llegué para leer y leí...me gustó eso de "te reflejas en la superficie blanda de la pantalla plana" y muchas cosas más, buena prosa
Un besete

Margot said...

Pues me lo leo de nuevo... para degustarlo otra vez!

Os sienta bien París... señor.

Besote revoloteando por la cocina.

josef said...

Es un poema de ensueño es un juego de palabras es un salto hacia adelante o hacia una pesadilla... Fantasmas de una mente dementeo sana, sensata o soñadora, nos persiguen cada día de nuestra existencia... Un saludo!

Caty said...

uf! hermoso esto!

Lucía said...

Paso a dejarte un abrazo.

objet petit(e) a said...

ayer tu poema me pareció demasiado intenso para mi propia resaca parisina... demasiado bello, íntimo, mío, como dicen los otros, un espejo donde nos vemos los que te leemos. Pero ante todo me gusta tu resaca post-parís enmarañada y revuelta, las idas y venidas que haces en los tiempos, que no existen, ya que es sólo uno, el pasado y el futuro son sólo este presente, que se lee y se dice,
beso maestro cacho

petite a

Sibyla said...

Todo lo llenas tú,
todo lo llenas.
Todo lo habitas té,
todo lo habitas.
Eso ocurre cuando nos enamoramos..
hagamos lo que hagamos, en cualquier
resquicio, nos topamos recreando a
la persona en cuestión.
Muy bien escrito.

Clarice Baricco said...

Lo que hace París verdad?
Lindas letras.

Abrazos

e-catarsis said...

Si usted es Dante, imagino que su recuerdo es para Beatriz y París debe ser el paraiso porque recordar es como encontrarse de nuevo ¿verdad?

Saludos y gracias por su visita (queda usted perfectamente ubicado en el masculino singular)
:))

u minúscula said...

Yo no sé si realmente nos hemos aclarado. Digamos que yo soy un templo u-terino, ¿usted?

Mandarina Acida said...

Limbo... yo creia estar en el limbo... pero el vaticano lo desaparecio... no se si desaparecio tambien para mi.. o conmigo...
besos mandarinescos y gracias por visitarme.

Malasombra said...

"saltas en paracaídas a mi cuello'

que buena imagen!

Un abrazo!

Fortunata said...

Gracias por tu visita....Me gustarón tus poemas.....y si sigo por las Americas y me esta gustando....

D. B. said...

Me gustaría contactar contigo por e-mail, pero no se cuál es... Me gustaría que pudieras colaborar en mi blog. Escribeme si tienes tiempo a: lapolla_enverso@hotmail.com
Un saludo.
D.B.

Malasombra said...

vengo de nuevo hermano!!!
espero!!!

ALMA said...

Que extrema facilidad tienes (al menos aparentemente) para describir de una manera tan hermosa la soledad de un abandono, o al menos a mi me lo parece.

Un saludo

dante bertini said...

alma: gracias por hacerme volver atrás, hasta este poema mío que había olvidado.
Y a todos estos comentarios que no sé por qué, ni siquiera había leído.
un beso a cada uno y gracias a todos.